Tue. Jun 25th, 2024

No se juega con los sentimientos de las personas

Antiguamente de enamorarte piensa En Caso De Que esta humano te conviene o nunca. En caso de que te enamoras, nunca seras apto sobre fallar objetivamente.

Un compromiso personal, responsable, sazonado asi­ como libre necesita gestacion

Flirtear seri­a jugar al apego. Un ceder al interesante sensible y sentimental, cultivar un trato superficial, desprovisto hondura, sin intencion alguna de casarse. asi­ como la vida nunca puede queor por pasatiempo.

El flirteo seri­a uno de los nombres que se le da a la falsa maniobra sobre jugar al apego sin comprometerse y sin aceptar las consecuencias. Seri­a el comportamiento de la pareja que se entrega a maniobras sexuales de de mas grande o inferior alcance, con el perjuicio de que excluyen toda intencion de comprometerse definitivamente.

Los compromisos definitivos son propios de la madurez. Los que cambian continuamente de capricho son las ninos.Dice el celebre moralista Haring: «El andar jugueteando con el sexo en este estadio del crecimiento obstaculiza el progreso hacia la madurez» 43.

Por su misma esencia, el flirteo resulta una mentira. Aor. Ninguna persona dice: «Te voy a pretender la semana, pero la semana que viene querre an una diferente persona». Lo cual se llama cor verdadero dice que es para siempre: «te querre siempre», «te querre inclusive la muerte».

El flirteo seri­a la traicion misma de el apego, asi­ como la de sus caricaturas mas tristes. asi­ como son profundos los males que acarrea a sus protagonistas. Asimismo del mal moral que lleva consigo, el flirteo suele dejar una profunda huella psicologica sobre frustracion, desengano, amargura. Nunca produce experimentados sino, mas bien, decrepitos. Es una mutilacion del apego, y con el amor nunca se juega sin quedar profundamente or es lo mas intimo y lo mas delicado del acontecer persona. El flirteo les destroza mucho mas a ellas que a ellos. Porque Con El Fin De ellas el amor seri­a una cosa mas hondo, mas total, y mas final. Cuando dos se desean, no flirtean, se respetan asi­ como se cuidan mutuamente Con El Fin De permanecer enteros de la empresa de toda su vida. Cuando dos flirtean, piensan que van a pasarlo bien, No obstante, realmente, se enganan mutuamente y se danan en las fibras mas delicadas de el espiritu 44.

No ensena, sino agosta

Primeramente de enamorarte piensa si esta humano te conviene o nunca. Si te enamoras, nunca seras apto de sentenciar objetivamente. Nunca empieces a proceder con la persona que nunca te conviene. Si empiezas a salir, acabaras enamorandote; asi­ como En Caso De Que te enamoras, te casaras si bien esa nupcias sea un disparate.

El flirteo puede llevar al casamiento, No obstante lo cual es extrano. A lo que lleva seri­a a https://lovingwomen.org/es/blog/cultura-de-citas-en-brasil/ desvalorizar el sentimiento asi­ como an acorcharse notablemente la potencia de amar. De alli el desengano sobre gran cantidad de que, al poco lapso de casados, se sienten defraudados, frios, insensibles con su joven pareja.y podri­a ser abusaron sobre esa potencia sobre amar a lo largo de su juventud; asi­ como hoy por hoy el casamiento nunca les dice nada.Ademas, quien se acostumbra al flirteo, despues se cansa de sujetarse a la sola persona ?Que va an acontecer sobre ese matrimonio?

Asi que el noviazgo nunca resulta una diversion, ni un placer, sino la escuela preparatoria de el casamiento, que resulta una de estas misiones mas mayusculos asi­ como mas serias que Dios ha confiado al hombre y a la chica.

Por eso el flirteo es un entretenimiento peligroso que En muchas ocasiones termina con resbalones deshonestos, y invariablemente estropea el corazon dejandolo triste, desilusionado y decepcionado, quizas Con El Fin De siempre; o ligero, superficial y frivolo, incapacitado de amar en responsable a nadie.

Dios ha Ya en el corazon humano el apego para que sea en el matrimonio el aliento de estas penas, trabajos asi­ como sufrimientos. Aunque la juventud se ha lanzado a jugar al amor, ha hecho de el amor un placer, asi­ como igual que fruto poseemos esos matrimonios de corazones cansados, incapaces sobre aor de endulzar los sacrificios de el hogar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *